Una Cenicienta En La Oficina Pdf

Que no me dijeras nada, ni una palabra, que te acercases a tu novio y no me mirases siquiera. Voy a necesitar tiempo para asimilarlo.

Libro Una Cenicienta En La Oficina PDF

En ese momento sus expresiones eran de sorpresa, pero sus ojos estaban fijos en los del otro. Faltaba media hora para que el taxi pasase a buscarla y ya estaba lista, limpia, vestida, peinada, sutilmente maquillada y preparada para salir. Salieron del despacho un poco antes de lo habitual, se metieron en el coche del ejecutivo y fueron primero a Black Diamond. Se encontraban tras uno de los mostradores, en la vitrina de una llamativa y luminosa esquina, decorada como si de un cuento de hadas se tratase.

Recogieron deprisa para bajar juntos al aparcamiento. De pronto se detuvo en una en la que una chica rubia ayudaba a cruzar la calle a una anciana, la foto estaba en blanco y negro, con mucho contraste.

Una cenicienta en la oficina de Pilar Parralejo

Ltimas publicaciones

Le resultaba agradable tener a alguien a quien preparar la cena, aunque ese alguien fuera su jefe. Tan pronto como se hubieron vestido cruzaron el pasillo hasta el ascensor. Al llegar a Black Diamond se dio cuenta de la enorme metedura de pata que acababa de cometer. Ahora tocaba trasladar la junta a un restaurante de lujo, donde al parecer terminaban siempre estas asambleas. Vivian ha llegado destrozada, es mi amiga y quiero protegerla.

De vuelta a la oficina ya era la hora de salir. Espero encontrarla al llegar a la oficina. Salieron de la oficina con la abogada y Daniel tras ellos.

Ahora eran dos sonoros golpes en la ventanilla del conductor. Al fin llegaron al restaurante. Azul, es lo primero que pudo ver. Necesitaba saber que estaba bien.

Los dos hombres se agacharon inmediatamente a su lado y la levantaron para que Daniel volviera a llevarla en brazos. Vivian estaba aparentemente dormida. Lo siento Vivian, pero estoy demasiado molesto como para querer jugar contigo. Llevaban bolsas repletas de comida para preparar una suculenta cena cuando al llegar encontraron la puerta abierta. La fiesta estaba oficialmente iniciada.

Una cenicienta en la oficina de Pilar Parralejo

La mujer retuvo a la asistente de Gable dejando avanzar a los hombres. Caminaron en silencio uno al lado del otro, con paso medio, sin prisa pero sin pausa.

Descargar Una Cenicienta en la oficina Pilar Parralejo PDF

Un enorme mostrador repleto por todos lados de bollos, de pasteles, de macaron, galletas y caramelos, y al fondo toda una pared llena de tartas. Por suerte ya estaba en casa. Chris espera fuera, o mejor ve a casa, ya es hora de salir. Era alto, delgado, elegante, con el pelo gris pero muy arreglado, sus ojos, a diferencia de los de su hijo, eran azules.

Pase un buen fin de semana. La sala estaba ocupada con una enorme mesa ovalada de color cerezo, sex magazine books pdf rodeada con al menos dos docenas de sillas. Pedazos de ti - Paula Amor.

Tanto Daniel como Charlotte intercambiaban documentos y firmas. Se miraron unos segundos antes de que el ejecutivo arrancase el motor y saliera del aparcamiento.

Una Cenicienta en la Oficina en PDF ePud Mobi y eBook

Subieron en silencio al coche de la asistente y condujeron hasta White Diamond. Era feliz, en ese momento era feliz al cien por cien. Dangerous To Know And Love. Vivian quiso tener un detalle con ellas, con ellas y con toda la familia.

Iba completamente radiante, incluso decoraba su cabeza con una corona de picos dorada, como la que dibujan a los reyes en los cuentos. Pero Rachel es buena chica, solo la he visto un par de veces pero no hay nada que desapruebe de ella. Vivian lo miraba con una sonrisa. Es un candado, pondremos nuestros nombres para ponerlo en la barandilla.

Pasaba de la una de la madrugada cuando Daniel detuvo el coche en la puerta de Black Diamond. Encajaba perfecto, tan bien como si hubiera sido hecho para ella. Tiene familia pero no se relaciona con ellos. Tanto Christian como Vivian se miraron por unos segundos antes de sentarse en sus sillas correspondientes. Al llegar al piso treinta y cuatro las luces parpadearon y el ascensor se detuvo de forma brusca, llevando a todos contra las paredes.

Donde los Libros Duermen Una cenicienta en la oficina - Pilar Parralejo

Daniel yo no quiero ir a ese baile. Se acercaron, sin separar sus bocas, hasta una pared, cerca del enorme ventanal desde el que se apreciaba casi toda la ciudad a sus pies. Tanto la modelo como el recepcionista corrieron hacia la entrada, ruborizados como si de adolescentes se tratase.

Ambos hombres apretaron sus manos como cerrando un trato y se fueron cada uno por su lado. Acerco su boca a la de ella y la atrajo contra si, caminando un paso y luego otro y otro hasta la cama, donde se dejaron caer uno sobre el otro. El ejecutivo le dio la espalda con una sonrisa en los labios, aquella estaba siendo una sorpresa tan inesperada como grata. Ninguno esperaba encontrarse con el otro antes de su cita.

Libro Una Cenicienta En La Oficina PDF

Ltimas publicaciones